SC Nro. 391/2011-R | Sucre, 7 de abril de 2011

Sobre la obligación del depositario de exhibir los bienes embargados el art. 161 del CPC, específicamente dispone:
“El depositario de muebles embargados, deberá, sin excusa alguna, bajo conminatoria de apremio presentarlos dentro de las veinticuatro horas de haber sido intimado judicialmente”.

La jurisprudencia constitucional en reiterados pronunciamientos estableció la legalidad del apremio del depositario judicial que incumple la conminatoria de exhibir los bienes embargados puestos bajo su resguardo por un plazo máximo de veinticuatro horas, después del cual si el depositario todavía se resiste al cumplimiento de la orden judicial corresponde remitir antecedentes al Ministerio Público para el inicio de la investigación penal por el delito previsto en el art. 160 (desobediencia a la autoridad) o, en su caso, por el establecido en el art. 159 (resistencia a la autoridad), ambos del CP, concluyendo en los siguientes presupuestos que hacen a la legalidad de la coerción:

“i) Que la emisión del apremio no es ilegal cuando el depositario se niega a cumplir la orden judicial de entrega del bien en custodia o depósito.
ii) Que el apremio no puede sobrepasar las veinticuatro horas.
iii) Como premisa el mandamiento de apremio para el depositario tiene por finalidad la conducción del renuente ante el juez de la causa, quien le conminará a exhibir los bienes que están en su poder o fueron puestos bajo su custodia.
iv) Que si luego de ser ejecutado el apremio, se mantiene la desobediencia a la orden judicial, el juez podrá remitir antecedentes al Ministerio Púbico en contra del depositario desobediente para el inicio de la acción penal por el delito previsto en el art. 160 del Código Penal (CP), desobediencia a la autoridad o en su caso, por el establecido en el art. 159 del CP, resistencia a la autoridad; sin perjuicio de las acciones legales que le correspondan ejercer al perjudicado por la resistencia a la entrega de los bienes dados en depósito” (SSCC 0060/2010-R y 0808/2010-R).

Tanto el art. 161 del Código Adjetivo Civil y el razonamiento jurisprudencial expuesto, dirigen sus disposiciones específicamente al depositario judicial quien tiene pleno conocimiento de los alcances de su nombramiento, efectuado por el Juez de la causa, a quien además se le previene sobre las consecuencias en caso de desobediencia a la conminatoria de exhibición, razón por la cual su apremio está dentro del marco legal sujeto a ciertas premisas claramente establecidas en la jurisprudencia constitucional.