La asistencia familiar debe ser solicitada directamente por los hijos mayores de edad

AS Nro. 473/2015-L | Sucre; 25 de Junio 2015

0
15713

La asistencia familiar, es una obligación civil y moral para los que se encuentran en el orden establecido en el art. 15 del Código de Familia, siendo así, en caso de que los menores hayan adquirido la mayoría de edad y aún no hayan logrado obtener una profesión u oficio, pueden solicitar que el deber de asistencia subsista en los términos establecidos en el art. 264 del Código de Familia, empero de ello siendo el beneficiario mayor de edad, esa facultad se constituye en un “derecho personalísimo”, por lo tanto teniendo la capacidad de obrar conforme al art. 4 del Código Civil, debe ser el beneficiario quien active la petición de subsistencia de deber de asistencia, aspecto que no ocurre en el caso de Autos, pues a título personal Dolores Méndez Pérez, requiere la asistencia para su hijo mayor de edad Gustavo Rodríguez Méndez, cuando para actuar en representación de su hijo en la presente causa mínimamente requería la otorgación de un poder para actuar en representación del nombrado beneficiario, bajo ese entendimiento este Tribunal ha emitido el Auto Supremo Nº 60 de 27 de marzo de 2012 en el que se señaló lo siguiente: “Que, en el marco del recurso interpuesto y de la revisión de antecedentes se establece que a tiempo de plantearse la demanda de divorcio, los hijos del actor … tenían 21 y 18 años, respectivamente, en consecuencia en aplicación del artículo 4 del Código Civil, eran mayores de edad y, consiguientemente, gozaban de plena capacidad para realizar por sí mismos todos los actos de la vida civil, es decir contaban con la suficiente capacidad de obrar, entendida ésta como la aptitud de la persona para establecer válidamente relaciones jurídicas ya sea por sí mismas o mediante representante; por ello, les correspondía a ellos ejercer sus derechos y no a su madre … como pretende hacerlo.

Si bien por disposición del artículo 264 del Código de Familia el deber de mantenimiento y educación a que se refiere el inciso 3 del artículo 258 del citado código, subsiste después de la mayoría de edad en beneficio de los hijos que no se hallan en situación de ganarse la vida, así como de los que no han adquirido o acabado de adquirir una profesión u oficio, hasta que los adquieran, salvo, en este último caso, que haya culpa grave del hijo; empero, ese derecho debe ser ejercido por su titular, es decir por quien se creyera beneficiario de la asistencia, vale decir por el hijo mayor de edad, quien puede hacerlo por sí mismo o mediante representante ya sea en el mismo proceso de divorcio de sus progenitores o por separado en otro de asistencia familiar…”, consiguientemente no se advierte haberse infringido los arts. 264 y 147 del Código de Familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here