Auto Supremo: 103/2018 │ Sucre, 06 de marzo de 2018

Que de antecedentes se advierte que habiendo sido planteada la demanda de División de bienes gananciales de fs. 20 a 21, con los fundamentos inmersos en el citado memorial, la parte demandada de fs. 26 a 27 contestó la demanda e interpuso excepción de cosa juzgada bajo el fundamento que la existencia de Bienes Gananciales, ya ha sido dilucidada en el proceso de divorcio, excepción que fue sometida al trámite previsto por la Ley 603 y en la audiencia preliminar visible de fs. 126 a 128 la Autoridad Judicial declaró improbada la citada excepción, ampliando su fundamentación en la resolución de fs. 129 a 130, contra esta determinación la parte demandada en la señalada audiencia interpuso recurso de apelación, el cual fue concedido en el efecto suspensivo cortando todo procedimiento ulterior, por Auto de Vista de 22 de noviembre de 2016 de fs. 151 a 152 se confirmó la resolución que declara improbada la excepción de Cosa Juzgada.

Del citado antecedente se puede advertir que la Juez de la causa obrando fuera de los principios de razonabilidad, continuidad y celeridad ha generado un trámite erróneo a la impugnación de la excepción de Cosa Juzgada (declarada improbada) dilatando el proceso en su tramitar, pues como se expuso en el punto III.3 al ser rechazada la  excepción previa la apelación interpuesta no debió ser concedida en el efecto suspensivo, tal cual si se tratara de un Auto Definitivo, sino que al no cortar procedimiento ulterior su determinación de rechazo en una correcta aplicación de los normas y principios que rigen el proceso ordinario debió diferir su apelación hasta una eventual apelación de la sentencia (efecto diferido), sin cortar el normal desenvolvimiento de la audiencia preliminar, ya que, con ese actuar como se hizo mención ha perjudicado el normal desenvolvimiento de la causa, en desmedro de la partes que van en búsqueda de una solución al conflicto jurídico, por lo que, se recomienda que en futuros actuados se obre en el trámite de las excepciones prevías acorde lo delineado  en el punto III.3 de la doctrina aplicable, por cuanto siendo evidente la vulneración al debido proceso cometida por la Juzgadora y confirmada por el Tribunal de Apelación, corresponde a este Tribunal en apego del art. 248.II del Código de las Familias y del proceso Familiar disponer la nulidad de obrados por tratarse de un defecto de orden trascendental.


Vea el documento en formato PDF   


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here