En principio señalar, el art. 251.I de nuestra Ley Fundamental establece que “La Policía Boliviana, como fuerza pública, tiene la misión específica de la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, y el cumplimiento de las leyes en todo el territorio boliviano…”; similar deber se encuentra previsto en el art. 6 de la Ley Orgánica de la Policía Nacional (LOPN).

Misión constitucional que se plasma en el ámbito forense en el art. 7 inciso i) de la LOPN que establece que son atribuciones de la Policía Nacional: “Practicar diligencias de Policía Judicial, aprehender a los delincuentes y culpables para ponerlos a disposición de las autoridades competentes” (las negrillas son agregadas).

En función de la realización de las referidas diligencias, el art. 174 del CPP prevé el procedimiento del registro del lugar del hecho que es una atribución propia de la Policía Boliviana, cuando ejerce su rol exclusivo de la investigación de delitos de orden público, es así que indica: “…deberá custodiar el lugar del hecho y comprobará, mediante el registro del lugar y de las cosas, los rastros y otros efectos materiales que sean consecuencia del delito. El funcionario policial a cargo del registro elaborará un acta que describa detalladamente el estado de las cosas y cuando sea posible, recogerá y conservará los elementos probatorios útiles, dejando constancia.

Si el hecho produjo efectos materiales se describirá el estado actual de los objetos, procurando consignar el estado anterior, el modo, tiempo y causa de su desaparición o alteración y los medios de prueba de los cuales se obtuvo ese conocimiento.

Se convocará a un testigo hábil para que presencie el registro y firme el acta; bajo esas formalidades podrá ser incorporada al juicio por su lectura. Excepcionalmente, cuando no sea posible contar con un testigo, se podrá prescindir de su presencia, debiendo asentarse en el acta los motivos.

El fiscal concurrirá al lugar del hecho, dirigirá el registro y firmará el acta; actuaciones que podrán realizarse sin su presencia únicamente en los casos de urgencia” (las negrillas son nuestras). En caso de levantamiento e identificación de cadáveres, que pudieran existir en el lugar de los hechos o en la escena del crimen, el art. 177 del CPP establece que corresponde a la Policía Boliviana efectuar “…la inspección corporal preliminar y la descripción de la situación o posición del cuerpo y de la naturaleza de las lesiones o heridas conforme a lo previsto en el Artículo 174º de este Código”. Finalmente, el art. 295 del mencionado Código Adjetivo Penal señala las facultades de la Policía Boliviana, cuando cumplen funciones de Policía Judicial, entre ellas: “6) Practicar el registro de personas, objetos y lugares” (las negrillas nos corresponden).

La doctrina en materia de criminalística estableció que el registro del lugar del hecho o la “escena de los hechos, es el lugar donde presuntamente se han producido hechos, se han cometido actos contrarios al orden Jurídico Penal. El lugar y los sitios adyacentes, donde se realizará una investigación en orden a la búsqueda y colecta de indicios, evidencias y huellas, que se supone han intercambiado el sujeto y la escena y en ocasiones con el cadáver”.

Su importancia radica en que “las acciones positivas y efectivas en esta etapa inicial pueden afectar la resolución del caso. El oficial debe llegar a la escena rápidamente, ya que ahí se encuentra la fuente de evidencia más abundante”.

Consiguientemente, se establece que el registro del lugar del hecho es una atribución propia de la Policía Boliviana, cuando ejerce las diligencias de policía judicial, para la búsqueda, colecta de indicios, evidencias y huellas que existieren en la escena del crimen.

«Art. 174.- REGISTRO DEL LUGAR DEL HECHO»

La policía deberá custodiar el lugar del hecho y comprobará, mediante el registro del lugar y de las cosas, los rastros y otros efectos materiales que sean consecuencia del delito.
El funcionario policial a cargo del registro elaborará un acta que describa detalladamente el estado de las cosas y, cuando sea posible, recogerá y conservará los elementos probatorios útiles, dejando constancia.
Si el hecho produjo efectos materiales se describirá el estado actual de los objetos, procurando consignar el estado anterior, el modo, tiempo y causa de su desaparición o alteración y los medios de prueba de los cuales se obtuvo ese conocimiento.
Se convocará a un testigo hábil para que presencie el registro y firme el acta; bajo esas formalidades podrá ser incorporada al juicio por su lectura. Excepcionalmente, cuando no sea posible contar con un testigo se podrá prescindir de su presencia, debiendo asentarse en el acta los motivos.
El fiscal concurrirá al lugar del hecho, dirigirá el registro y firmará el acta, actuaciones que podrán realizarse sin su presencia únicamente en los casos de urgencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here