AS Nro. 121/2016 | Sucre, 7 de abril de 2016

Por otra parte, el recurrente aduce que esta bonificación prometida por la empresa demandada, constituye un bono de producción regulado por el art. 3 del D.S. Nº 19518 de 22 de abril de 1983, cuyo beneficio social se encontraría vigente por disposición del art. 58 del DS Nº 21060; sobre el particular, para tener mejor concepción de lo que significa el bono de producción, el referido DS Nº 19518 de 22 de abril de 1983 en su art. 3 ha realizado la siguiente definición: «bono de producción», definido como una remuneración adicional por un esfuerzo productivo también adicional, supone una meta productiva también adicional, supone una meta productiva concertada entre la empresa y el sindicato, tomando en cuenta las peculiaridades del respectivo centro de trabajo. Esta meta de producción debe estar garantizada por la parte patronal, suministrando los equipos y materias primas necesarios al buen funcionamiento del sistema productivo; y por la parte laboral, mediante un esfuerzo productivo normal y una asistencia regular a la fuente de trabajo”, por su parte, el Auto Supremo Nº 874/2015 de 2 de diciembre de 2015, ha realizado el siguiente entendimiento con respecto a este bono al señalar que es: “…una remuneración adicional que supone un esfuerzo también adicional destinado a superar una meta en la producción, concertada entre la empresa y los trabajadores o sindicato, cuya condición de pago está sujeta a rebasar la meta o límite de producción operativo previamente programado y concertado con los trabajadores, es decir, que se encuentra sujeto a convenios y su cumplimiento; responde a un dictamen de auditoria externa a efecto de establecer los excedentes financieros e; informe de las operaciones que certifiquen la cantidad producida con referencia al Programa Operativo Anual, en otros. Por lo tanto, este bono no es un derecho adquirido porque depende de que la meta de producción sea mayor a la de anteriores gestiones, que de no superarse, no permite se cubra dicho bono.

De lo expresado precedentemente, se puede establecer algunas características principales que debe existir para determinar la procedencia del bono de producción, como ser: La existencia previa de un acuerdo o convenio entre los trabajadores y la empresa, sin el cual, no resulta obligatorio su pago; la elaboración de un programa anual de operaciones y de un informe de responsables de operaciones que certifiquen la cantidad en más producida con respecto al plan operativo anual.; el Dictamen de Auditoria Externa que establezca los Excedentes Financieros; y lo principal es que sea elaborado sobre la base del principio de equidad (“dar el mismo tratamiento a todos los trabajadores”).

En el caso de autos, no concurre ninguna de estas características primordiales para considerar que la bonificación especial supuestamente prometida por BOLSER LTDA. constituya un bono de producción, toda vez que no existe un acuerdo o convenio previo entre los trabajadores y la empresa, tampoco se cumple con el principio de equidad, teniendo en cuenta que sólo se pretende beneficiar a una persona y no así a todos los trabajadores de la empresa, por otra parte, resulta ilógico pretender asimilar la recuperación de un crédito con las metas de producción que se haya trazado la empresa, aspectos que son totalmente distintos; por consiguiente no corresponde el pago del bono reclamado, resultando correcto el análisis realizado por el tribunal de alzada.